Memorias USB

Memorias USB personalizadas con logo

2012.04.22

Formatear memorias USB: ¿es posible? ¿es recomendable?

La respuesta a la primera pregunta es "Si, pero..." y, paradójicamente, la contestación a la segunda pregunta es "NO, pero....
Para comprender estas dos respuestas es necesario comprender primero qué es una memoria USB.

Las memorias USB utilizan una memoria Flash, es decir: una memoria no volátil desarrollada a partir de las memorias del tipo EEPROM. Así pues, una memoria USB o "pendrive" no es otra cosa que una memoria de este tipo a la que se le ha añadido en su "contenedor" un lector de tarjetas y una conexión USB.

Las memorias USB está en pleno desarrollo, con unas capacidades cada vez mayores y una velocidad de acceso también cada vez mayor.

Existe una gran cantidad de memorias USB y su uso es cada vez más amplio. El formato de las memorias USB está en pleno desarrollo, pero hasta el momento el formato utilizado para que tengan la mayor compatibilidad posible es el sistema de archivos FAT, accesible desde la gran mayoría de sistemas operativos. Pues bien, de este punto es precisamente de donde parte el problema y a la vez la respuesta a las 2 preguntas que nos hacíamos al principio...

En cuanto a los motivos: uno de los más frecuentes por los que se desea formatear una memoria USB es por haber sido esta infectada por un virus. En la mayoría de los casos debería bastar simplemente con realizar borrado completo de los archivos, asegurándonos de que no quede ninguna información en la memoria USB. Hay que tener en cuenta que las memorias USB son formateadas en fábrica con unos programas específicos y que, a diferencia de los discos duros (en los que existe los datos son grabados magnéticamente y que están basados una estructura basada en pistas y sectores), las memorias USB utilizan una estructura de celdas de información basada en direcciones de posicionamiento de memoria: al no existir un direccionamiento físico ni una grabación magnética, una vez borrado dicho contenido este desaparece TOTALMENTE (no como en el caso de un disco duro, en el que la información permanece (aunque oculta) hasta que es sobreescrita).

Otro de los motivos para formatear una memoria USB es su recuperación cuando ha quedado inaccesible por una mala manipulación (por ejemplo, por haber extraído la memoria USB del ordenador cuando todavía se estaban escribiendo datos sobre ella). Si la memoria USB tiene un LED indicador de su estado, deberemos fijarnos en que este se encienda al conectar la memoria USB al ordenador, pues de lo contrario significará que se trata de un problema a nivel físico y será prácticamente imposible repararlo; si por el contrario se encendiera el LED pero no pudiéramos acceder al sistema de archivos de la memoria USB, podríamos solucionar el problema formateando su memoria Flash, siempre y cuando esta sea reconocida por el ordenador. En algunos casos, al haber extraído la memoria USB "en caliente", el sistema operativo lo cataloga como un dispositivo que causa conflictos de hardware, y por ello es necesario "liberar" ese estado del registro del sistema operativo.

Para formatear la memoria USB correctamente tendríamos que formatearla en sistema de archivos FAT16, es decir: NO en FAT32, y mucho menos en NTFS, EXT3 u otros formatos, y es ahí donde encontramos la primera traba. Windows formatea en el sistema FAT16, pero solo lo hace hasta una cierta capacidad, a partir de la cual solo nos permite formatear en FAT32. Esta actual carencia de base implica la necesidad de utilizar unos programas específicos cuando se sobrepasan estas capacidades (lo cual es cada vez más habitual, debido a las constantes evoluciones tecnológicas en el campo de las memorias USB) o si lo que queremos hacer no es simplemente borrar los archivos, sino restaurar la integridad del sistema de archivos en su totalidad. En otros sistemas operativos, como GNU/Linux, sí es posible elegir específicamente entre FAT8, FAT16 o FAT32; sin embargo, seguimos teniendo el mismo problema en caso de que la memoria USB esté corrupta y necesitemos restaurar su integridad a como estaba salida de fábrica.

Tanto el borrado como la escritura de las memorias USB se hace a través de impulsos eléctricos, lo que entre otras cosas hace que la vida de las memorias USB esté limitada a una cierta cantidad de operaciones de escritura, es decir: una vez alcanzado su límite, no se podrá escribir nada más en la memoria USB. Algunos modelos de memorias USB incorporan un sistema de formateado que consiste en un dispositivo electrónico en su interior que, al activarlo, formatea la memoria devolviéndola a su estado de fábrica.

VER MÁS NOTICIAS
Copyright © 2011 - 2017 memorias-usb.com ® All rights reserved.
Mapa Mundial
Miércoles, 26 de Abril de 2017